domingo, 8 de febrero de 2009

Carta astral

Os confieso que cuando el otro día un compañero se ofreció a sacarme mi carta astral tuve que contener la risa. Soy muy escéptica para esas cosas. No suelo leer el horóscopo, y si alguna vez lo hago no me identifico con lo que dice. Encuentro las predicciones tan genéricas y a veces tan ridículas que no le doy la menor credibilidad.
Esta brillante iniciativa surgió en una sobremesa. No recuerdo a qué venía el tema, el caso es que yo comenté que hacía listas para todo. Es cierto, desconfío de mi memoria y cada vez más. Si tengo que hacer la compra, preparar una maleta, o hacer cualquier actividad que requiera un mínimo de organización, lista al canto. Y resulta que una compañera que se llama igual que yo, dijo que hacía exactamente lo mismo. Los demás no tardaron en acuñar la etiqueta: las Patricias son organizadas. Y ahí empezó el proceso de psicoanálisis.
En fin, que cuando este compañero me preguntó mi día, hora y lugar de nacimiento se los di para no quitarle la ilusión. Y la verdad, me picaba un poco la curiosidad. No porque pensara que iba a acertar, sino todo lo contrario. Para corroborar que era un camelo.
Ayer por la tarde se presenta en mi despacho y me da dos papeles llenos de figuras geométricas, cifras y símbolos ininteligibles. Y me dice, con una sonrisilla en la cara: “según esto eres tal y como yo te veo: bastante prudente y reservada. Pero no fría, sino muy apegada a tus afectos. Muy cariñosa y leal con quien se gana tu confianza”.
Me quedé de piedra. Me reconocía en todo. Si recordáis mi meme del otro día, me definí exactamente así.
Y agregó: “eres vidente”. Entonces pensé: ya la hemos fastidiado. Porque yo de vidente no tengo nada, y así se lo dije. “No es en el sentido de predecir el futuro, sino en el de anticiparte a él. Quiere decir que eres previsora”, me aclaró. Ahhh… así sí. “El otro día te sacaste tu billete de avión de vuelta” (con diez meses de antelación), me recordó. Y ese hecho tan normal para mí le resultó muy divertido a mis compañeros.
Pues eso, que estoy tratando de asimilarlo y replanteándome mi escepticismo astral. Que jamás creí en estas movidas pero tengo que reconocer que en mi caso coincide totalmente. Hasta miedo me dió...

No hay comentarios:

Publicar un comentario