sábado, 7 de febrero de 2009

Lo siento por Boris...

Cuando esta mañana salía a trotar un ratillo, ví el sobre en el buzón. Me llevé una gran alegría, porque era justo lo que estaba esperando: ¡la novela de Dorina! Lo abrí, ansiosa, y volví a dejarlo en casa, no fuera a ser que algún vecino buitre le echara el guante. Me pasó igual que a Naná, la ansiedad por leerla de inmediato se apoderó de mí...
El título es precioso: "En el corazón de América", y la portada de lo más sugerente. El primer capítulo, que Dorina colgó en su blog a disposición de todo el mundo, me enganchó completamente. Me intrigaba mucho saber cómo seguía la historia de Anaí y John, ¡y por fin voy a salir de dudas!
Estaba leyendo "Villa diamante". De hecho lo estoy terminando. Pero lo siento, querido Boris, tengo que dejarte temporalmente a un lado para leer a mi amiga Dorina...
Por cierto, Dorina, mil gracias por la dedicatoria, aunque debo decirte que el nombre que has puesto es el de mi madre. La culpa de la confusión es sólo mía, pues usé su tarjeta para comprarla. La mía está desactivada, soy un desastre para esas cosas... Pero qué detallazo, chica, me ha hecho una ilusión... Y gracias también por otro obsequio sorpresa que no desvelaré.
El club de fans de Dorina está en marcha: Naná, Pilar, Abril, Violetaberna y las demás, incluída yo, te apoyamos a muerte y te deseamos la mejor suerte con tu novela. ¿Para cuando "Sorpresas del destino"? No nos hagas esperar mucho, ¿eh?
Por cierto, Naná, la próxima será la tuya, ya me manejo un poco mejor en las compras internautas. Sé que se titula "La prórroga", pero chica, ¿porqué no nos cuentas un poquito de qué va? Cuelga un parrafillo, una sinopsis, o algo así, ¿vale, guapa?
Es muy fácil conseguir "En el corazón de América", si aún no la tenéis, ¿a qué esperáis? Es una historia preciosa, rómántica, en un escenario incomparable... A mí me apasiona sudamérica, es un lugar al que me muero por ir. Y si todo va como yo espero, puede que mi deseo se haga realidad en los próximos meses, ya os contaré.
Enhorabuena, Dorina, y gracias por este regalo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario