domingo, 8 de febrero de 2009

Mestizaje

En la América colonial el mestizaje de la población fue una práctica común.
Un capitán español se enamoró de una indígena.
Un indígena se enamoró de una novicia.
Una novicia se enamoró de un esclavo negro.
Un esclavo negro se enamoró de su ama blanca, rubia de ojos verdes. El ama blanca estaba casada con un alemán, rubio y con los ojos azules. Cuando tuvo niños negritos y este le reclamó, ella le respondió que era a causa del chocolate que bebía a diario.
Pertenecer a una u otra casta implicaba uno determinado nivel social. Hasta tal punto, que se llegaba a pagar por registrarse en categorías superiores.
En el virreinato de la Nueva España (actual México) se popularizó la pintura de castas, que plasmaba esta realidad social. Eran escenas familiares en las que los cónyuges pertenecían a diferentes razas, con sus respectivos hijos y el nombre que estos recibían en función de la mezcla. Solían aparecer desempeñando una ocupación acorde a su estatus. A mí me encantan...

No hay comentarios:

Publicar un comentario