sábado, 14 de febrero de 2009

¡Qué duro es ser diva!

Para Aura, que me soporta sin perder la sonrisa.
Aunque os cueste creerlo, esta vez las divas más divas de la Ciudad de las rosas no se fueron de fiesta. Existe un concepto de frivolidad asociado a ellas, y no pueden consentirlo más… que esas cosas marcan de por vida y hay una reputación que mantener. Así que decididas a quitarse la etiqueta, se sumergieron de lleno en la intelectualidad. Después de echarse unas cervecitas, claro…
El lugar elegido para llevar a cabo su noble propósito fue la Feria Internacional del Libro. La mayor reunión del mundo editorial en español, con más de 1700 editoriales de más de 40 países. Terapia de choque, jeje…
Las dos posaron en uno de los stands, para que veáis que entraron de verdad. Que hay mucha desconfianza en estas arenas… Y por si fuera poco las pobres criaturas arrastran también el sambenito de embusterillas. Qué injusta es la vida…
Tras la FIL asistieron al ateneo. Ya sabéis, esa reunión cultural que organiza el hermano de la diva mexicana en la que ni se ríen, ni beben alcohol ni ná de ná. Y como se celebró a la intemperie por poco mueren de hipotermia. El precio de la sabiduría, que le vamos a hacer…
El baño de cultura las dejó neuronalmente agotadas, así que el domingo no tuvieron más remedio que ir relajarse al lago de Chapala, el más grande de México. Es una zona de veraneo, llena de preciosas villas de finales del siglo XIX y principios del XX. Allí dieron un agradable paseo a caballo, derrochando estilo.
Como véis, no es nada fácil ser diva...`

No hay comentarios:

Publicar un comentario