lunes, 23 de febrero de 2009

Sincronicidad

A veces las casualidades no parecen casualidades. Una teoría lo atribuye al principio de la sincronicidad, que argumenta la existencia de una conexión entre acontecimientos aparentemente azarosos. Estas extrañas coincidencias suceden más de lo que nos creemos, pero no siempre las identificamos.
¿No os ha pasado alguna vez que pensáis en alguien, en ese momento suena el teléfono y es ese alguien? Yo ayer entré a mi cuenta de correo con la intención de escribirle a un amigo del que no sabía nada hacía meses y me encontré con un mensaje suyo. No digo que no sea una simple coincidencia, pero da que pensar.
Con algunas personas estas cosas suceden con una frecuencia sospechosa. Lo mío con Aura, por ejemplo, no es normal. Nosotras hablamos de telepatía y nos lo tomamos a risa, qué vamos a hacer… Sé que a ella no le importa que cuente esto: la primera vez que fui a visitarla, cuando iba de regreso a mi rancho quise enviarle un sms en el que pensaba decirle: “Me acabo de ir y ya te echo de menos”. Cuando saqué el móvil me encontré un mensaje suyo que decía: “Te acabas de ir y ya te echo de menos”. Me quedé muerta… Y nos han pasado más episodios de este tipo.
No tengo claro hasta qué punto el destino rige nuestras vidas. Me resisto a pensar que todo forma parte de un plan, sin embargo algunas experiencias me han hecho creer que si las cosas sucedieron así era por algo. No me cabe duda de que en cierta medida la suerte nos la buscamos nosotros mismos, pero tampoco de que hay factores, casuales o no, que escapan a nuestro control.
Quizás no es más que la necesidad de buscarle explicaciones racionales a todo, pero cuando veo algo que me parece que trasciende la casualidad me planteo si nos vendieron la moto con aquello del libre albedrío…

1 comentario:

  1. Ya te comenté en su día en lda, y sigo sin encontrarle explicación a este tipo de sucesos, con mi queridísimo me empieza a pasar demasiado, lo de ha sido de expediente X.

    Más besos guapa!

    ResponderEliminar