miércoles, 18 de febrero de 2009

¿Son más felices los ignorantes?

Entre los tontos el vacío se parece a la profundidad. Para el que es vulgar, la profundidad es incomprensible. De ahí viene quizás la admiración del pueblo por todo aquello que no comprende.
HONORÉ DE BALZAC
Es uno de tantos tópicos que circulan por ahí. No dudo que ignorar ciertas cosas puede procurar una existencia más plácida. Hay una serie de temas que plantean preocupaciones de todo tipo, y el que los desconoce eso que se ahorra. Pero a qué precio… Leyendo libros, por ejemplo, nos surgen un montón de dudas e inquietudes que pueden amenazar con destruir nuestra paz mental. Sin embargo también nos aportan una visión más completa del mundo, que contribuye a nuestra felicidad.
Creo que todo ser racional debe aspirar a un mínimo de conocimiento. No podemos vivir ajenos a lo que nos rodea, eso sería una vida a medias. A veces preferimos no saber para no sufrir. No ver los telediarios, no conocer cifras, ignorar que nuestra pareja nos engaña… Y me parece un mecanismo de defensa lógico, aunque no deja de ser una cobardía. La verdad puede ser dolorosa, pero aún lo es más la conciencia de la propia ignorancia…
Admito que es más fácil soñar ignorando algunas certezas. Es la postura cómoda, que nos permite evadirnos de lo que no nos gusta. Y a veces eso es necesario para sobrevivir… Pero el conocimiento nos ayuda a ver la vida desde distintas perspectivas, a sacarle todo el jugo. Aunque tenga una cara amarga, estoy convencida de que compensa.
La ignorancia impide ser consciente de las propias limitaciones, y eso tiene unas consecuencias peligrosísimas. Ser feliz por ignorancia me parece patético… Es una felicidad que se sustenta en supuestos falsos y que degrada al ser humano. Aunque en algún caso nos evite un mal rato, la verdad es que no me gustaría ser una ignorante feliz…

5 comentarios:

  1. Ni a mí, querida, sin embargo hay cosas que prefiero ignorarlas, por elección propia, y porque ya he valorado que profundizar en ellas no me va a aportar nada positivo. Estas son excepciones, lo habitual en mí es que lo quiero saber todo. Aunque duela. Sin dejar de soñar con hombres desnudos, jejeje.

    Muchos besos preciosa!

    ResponderEliminar
  2. estoy totalmente de acuerdo contigo, raquelilla... yo en general prefiero saber, no quiero la felicidad a costa de la ignorancia. y no quiero perderme cosas que me pueden enriquecer aunque también me hagan sufrir. pero cuando algo no te va a aportar nada bueno, lo lógico es evitarlo. y refugiarse en sueños como el tuyo... me alegra mucho que hayas captado el sentido de mi post y estés de acuerdo conmigo.
    vengo de tu post de lda y estoy que doy botes de alegría!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    muchos besos preciosa!

    ResponderEliminar
  3. Que sí que me quedo, a la noche o mañana postearé sobre ello. Postearé menos y también comentaré con menos frecuencia. Pero no renuncio a vosotros. Menudos comentarios me habéis dejado! Te prometo que alguna lágrima se me ha escapada, no sabía que era tan querida por esas arenas.

    Mil besos guapísima!

    ResponderEliminar
  4. no vamos a dejar que te arrepientas... si has recogido cariño es porque antes lo has sembrado. y porque te haces querer, jodía... te confieso que a mí sentirme querida es algo que me emociona. y en lda me lo han demostrado unas cuantas veces... en el post de cuando cumplí un año por las arenas me hicieron llorar... y te aseguro que no soy de lágrima fácil.
    por si te queda alguna duda... te quiero un huevo!
    muchos besos preciosa!

    ResponderEliminar
  5. He llegado a esta página buscando "Felices en nuestra ignorancia", por ver que decía la gente.
    En mi blog, ideasdeotraepoca.blogspot.com, entre otras cosas, hablo el tema del "Pico del Petróleo" y la "Teoría de Olduvai" que expone sus consecuencias en la sociedad. ¿Que relación tiene este conocimiento con la felicidad?

    ResponderEliminar