domingo, 8 de febrero de 2009

Un nuevo paseo por la Ciudad de las rosas

Con el pretexto de asistir a un ateneo organizado por su hermano, fui a pasar el fin de semana con Aura a Guadalajara.
Un imprevisto me obligó a llegar a la intempestiva hora de las 11:30 de la noche, sin embargo mi comprensiva amiga no me puso el menor inconveniente. Me esperaba con la misma ilusión con la que yo llegaba.
Fuimos a desayunar con su familia, que me hace sentir como si fuera parte de ella. Estos son sus hijos: Dani, Abril y Brenda. Tan guapos como mandan las leyes de la genética.
Guadalajara es una preciosidad, llena de zonas verdes y casas coloniales como esta.
En la cantina “La fuente”, en pleno centro histórico, se expone una bicicleta (cochina en palabras de Aura), que dejó un cliente que no llevaba dinero hace más de cien años.
No pudimos resistirnos a un bar de copas en el que daban margaritas gratis. Estaba decorado con fotos de ídolos del cine mexicano. Mirad cómo se llamaba…
Aura y Abril posan como profesionales.
Gracias al cuento que les contamos, dejaron entrar a Brenda.
Las tres bellezas.
A partir de la quinta o sexta perdimos la cuenta y la compostura. Menudas gorronas…fuimos la ruina del local. Llegamos al ateneo con un dulce colocón, pero participamos todo lo que nuestras perjudicadas neuronas nos permitieron. Y aguantamos hasta las 2:30…
Abril y Brenda delante del templo de San José de Analco, el más antiguo de la ciudad.
En una galería de arte en el ex Convento del Carmen.
Un puesto de exóticas frutas.
Luego fuimos a tomar un agua. Hacía tanto calor…
Yo, en el jardín de casa de Aura.
Como Aurita estaba muy solita, Aura me regaló a Paty para que le hiciera compañía.
Con Aura me lo paso genial, nos reímos cantidad. A ella le hace gracia la mexicanización de mi lenguaje, y yo me parto con sus expresiones. Como cuando me comentó que a su hermano le dolía el cerebro. “De tanto pensar, ¿no?”, le dije. Cuando supo lo que yo había entendido, también le dio el ataque de risa. Ninguna de las dos necesitamos leer "El manual de la perfecta cabrona" (éxito de ventas en México). Pero que conste que aquí el término no tiene una connotación negativa...
Pinche Aura… como disfruté. Ya sabes que tenemos otros encuentros pendientes. Gracias por este fin de semana. Y gracias por ser como eres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario