sábado, 14 de febrero de 2009

Una carta para Elora

Querida Elo, en un día tan especial como hoy quiero desearte lo mejor… ¡Porque te lo mereces!
Tu presencia es un regalo en este libro. Me encantan tus historias por capítulos, que siempre me dejan con ganas de seguir leyendo… Tus anécdotas reales, sobretodo las que transcurren a bordo de un yate... Todo lo que nos cuentas y como lo cuentas… Has compartido con nosotros momentos buenos y malos, con una generosidad extraordinaria.
Pero si me gusta como escribes, aún me gusta más como eres. La dulzura y amabilidad de tus comentarios, tu humildad, tu carisma, tu simpatía…
Sabes que adoro tu tierra. Especialmente Santiago, una ciudad que también significa mucho para ti… Y que te debo una visita, ¡pero te recuerdo que tú también me la debes a mí!
Es un honor tenerte como amiga. Me has demostrado que lo eres… Desde el principio congeniamos estupendamente, y cuanto más te conozco más valoro tu amistad. Te admiro por lo que está haciendo, ya te lo he dicho… No dejes nunca de ser como eres, ¿eh? Te quiero mucho.
Treinta tacos no son nada, Elo, tienes toda la vida por delante... Y me encanta lo bien que los llevas. Te confieso que para mí fue más traumático. Pero es una barrera psicológica, tú lo sabes. ¡Que cumplas muchos más y lo sigas celebrando con nosotros!

No hay comentarios:

Publicar un comentario