jueves, 12 de marzo de 2009

Adiós, México

Pues sí, se acabó lo que se daba. Un año de ilusiones cumplidas, de nuevas experiencias. Un país maravilloso, una cultura tan parecida y a la vez tan distinta a la nuestra, una oportunidad única. Pena por lo que dejo, alegría por lo que recupero. Emoción, expectativas, nostalgia. Ilusión de volver a mi tierra, recuerdos inolvidables. Imposible condensarlo en unos cuantos párrafos? Un rancho que tenía su encanto. Sol, alegría, flores, tranquilidad. Un trabajo que me ha encantado, un lugar precioso, un ambiente inmejorable. Compañeros que se han convertido en amigos. Confianza, risas, afecto. Tequila, rancheras, partidas de billar, karaoke? Un espacio propio en el que he sido feliz. Independencia, libertad, tiempo a solas. Dos visitas terapeúticas. Dos viajes que he disfrutado al máximo. Ciudad de México, Puebla, Oaxaca, Taxco, Morelia, Guanajuato, San Miguel de Allende, Querétaro? Paisajes, museos, ruinas, tradiciones? Visitas a Guadalajara. Una familia mexicana. Divas, ateneo, una amistad de las que no se olvidan. Aura, sin tu cariño y generosidad mi estancia no habría sido ni la mitad de buena. Y mira que ha sido buena? Una escapada navideña que me cargó la pilas increíblemente. La extraordinaria amabilidad de un pueblo. Conocidos que me saludaban a diario por la calle: ?Ay, güerita, que ya no te voy a ver más...?, me dijo uno de ellos el otro día. Un blog que ha roto todas las distancias. Amigos que han estado conmigo en todo momento. Escuchándome, apoyándome, acompañándome. No saben lo importante que ha sido para mí compartir esta aventura con ellos. Una etapa que termina, otra que comienza. Un lugar que formará parte de mí para siempre y al que espero volver. Al que sé que volveré...

No hay comentarios:

Publicar un comentario