jueves, 16 de abril de 2009

Libros perdidos

Perder algo siempre me da rabia, sobretodo si me lo pierde otro. Pero si es un libro más todavía… La mayoría los he comprado porque en su día me interesaron, y salvo escasas excepciones, pretendo releerlos en algún momento. Si me gustaron, para volver a disfrutarlos. Y si no, por darles una segunda oportunidad. Aunque a veces los miro de reojo y siguen sin tentarme lo más mínimo, pienso que un día me quedaré sin lecturas y les echaré mano. O tal vez, que alguien me recomendará uno de ellos y lo veré con otros ojos. Ya me ha pasado…
Ir a buscar un libro y no encontrarlo es algo que me subleva. En cuanto el cabreo me lo permite trato de rebobinar a ver si recuerdo a quien se lo presté. Durante un tiempo recurrí al infalible método de la lista negra, pero esta brillante iniciativa no tuvo demasiada continuidad. Con frecuencia la perdía y cometía el error de fiarme de mi memoria de pez. Si tengo la suerte de acordarme de a quien se lo presté, el problema es que en muchos casos me da apuro reclamárselo. Por eso no me gusta prestarle libros a personas con las que no tengo demasiada confianza. Pero si alguien me pide un libro no soy capaz de negárselo… Lo único que puedo hacer es no ofrecérselos a quien no me apetece prestárselos.
Muchas veces, cuando he dado un libro por perdido, he ido directamente a la librería a reponerlo. Si luego lo recupero me tiro de los pelos y me dan ganas de arrancárselos al moroso. Otra desgracia son los que los maltratan. Cuando me devuelven un libro "profanado" casi preferiría que no me lo hubieran devuelto, porque me dan tentaciones de tirarlo por la ventana. Solo hay unas pocas personas a las que les prestaría hasta mis libros firmados con total tranquilidad.
Todo esto viene a que acabo de echar en falta uno de mis favoritos (“Relatos de lo inesperado” de Roald Dahl), y prefiero postearlo a subirme por las paredes. Me estoy conteniendo, pero no podré hacerlo por mucho tiempo… Decidme que haga memoria o busque la dichosa lista antes de ir a comprarme uno nuevo, que tengo muy poca paciencia...

No hay comentarios:

Publicar un comentario