viernes, 29 de mayo de 2009

Letra de médico

Sigo sin entender por qué hay que estudiar paleografía para entender la letra los médicos. Ellos lo justifican diciendo que es producto de la velocidad a la que tenían que tomar apuntes en la carrera. Y digo yo: ¿es que en las demás carreras no había que tomar apuntes a todo trapo?
Me parece perfecto que cada uno tenga la letra que le de la gana, al fin y al cabo es una expresión de la personalidad. Pero debe ser legible para los demás, sobretodo cuando leerla forma parte de su trabajo. Y si hablamos del ámbito sanitario, con más motivo. El pobre paciente que no entiende lo que el médico le ha recetado lo tiene más chungo todavía. Cuando el farmacéutico, a pesar de las horas de vuelo, tampoco es capaz de descifrarlo, ¿qué le vende? ¿se inventa la dosis? ¿le da sobres, comprimidos, ampollas?
Supongo que esto forma parte de una mentalidad. Una mentalidad que no comparto, pues la mía es de todo menos científica. Sinceramente, Medicina es la última carrera que habría estudiado. No es cuestión de que me guste o me deje de gustar, sino que no me siento capacitada. El dolor de horroriza, y la sangre me marea. Solo entrar en un hospital me pone mala. Vamos, que Dios no me ha llamado por ese camino… Creo que si hay una carrera vocacional en el mundo esa es Medicina. Para ser médico es necesario un talante especial del que yo carezco. Y eso que tengo antecedentes familiares, pero está visto que no todo se hereda.
A pesar de estar certezas, sigo sin resolver el misterio de la letra de médico. ¿Será que de pequeños no los obligaron a hacer cuadernillos de caligrafía como al resto de los mortales? Siempre me ha parecido que en eso de salvar vidas hay algo de divino, así que esta hipótesis no me parece tan descabellada. Pero por favor, doctores… no nos lo pongáis tan difícil…
P.D. Dr. J. y cualquier otro doctor que me lea, sé que las generalizaciones no son justas, pero reconoced que este es un rasgo característico de vuestro gremio. Si no os sentís identificados con él me alegro, mejor para todos.

2 comentarios:

  1. Querida amiga Patricia, cuánta razón llevas. Y conste que yo tengo buenas razones para callar, porque mi letra es básicamente abominable. Pero, como no soy médico (tampoco los dioses me llamaron por ese camino y también mi pensamiento es cualquier cosa menos científico), ello no constituye ninguna seria amenaza.

    Aprovechando que los planes de estudios universitarios van a ser nuevamente modificados para hacer posible el EEES (Espacio Europeo de Educación Superior), sería bueno plantear la inclusión de una asignatura de carácter obligatorio denominada "Técnicas caligráficas para médicos" o algo parecido. Es cuestión de proponerlo en los foros correspondientes.

    Un besazo, primor.

    ResponderEliminar
  2. querido paisanito!
    estaba segura de haber contestado tu comentario... no sé si el sistema se está riendo de mí o estoy perdiendo memoria...
    tú puedes permitirte tener la letra que quieras, porque la salud de los demás no está en tus manos. en cualquier caso, dudo que sea abominable... seguramente es una letra con personalidad y no todos están preparados para ella.
    tú plantea la inclusión y dime donde tengo que firmar, jeje...
    muchos besos guapetón.

    ResponderEliminar