viernes, 19 de junio de 2009

Corpus en Granada

Para mi paisanito Juan Antonio.
Granada está de fiesta. Hoy huele a manzanilla, a incienso, a clavel… El centro engalanado, lleno de altares efímeros que conmemoran el día del Corpus. La gente se echa a la calle para no perderse la procesión de la custodia. Luces, farolillos, coches de caballos, feria de día y de noche.
El año pasado yo estaba muy lejos y pude disfrutarlo gracias a ti. Tus fotos y descripciones del ambiente consiguieron trasportarme a mi tierra y hacerme vivir este día festivo. Pude olerlo, sentirlo, vivirlo. Hoy quiero devolverte ese regalo con estas imágenes, que espero que hayas disfrutado en directo.
Las calles se tapizan de hierbas aromáticas, los toldos protegen del inclemente sol, y los granadinos participan de este jueves tan especial. Mi abuela, que era tan católica como la mayoría de las abuelas, decía: “Tres jueves hay en el año que relucen más que el sol: jueves santo, Corpus Christi y el día de la Ascensión”. Antiguamente la gente estrenaba ropa este día, iba a los toros, y por supuesto a la feria. Hoy la fiesta ha perdido ese grado de solemnidad pero mantiene su esencia.
Los balcones se decoran con mantones y banderas. A mí las banderas no me entusiasman… Más que nada, por ciertas connotaciones que van más allá del patriotismo. Prefiero interpretarlas como parte de una tradición sin más.
Me gusta participar de estas celebraciones populares porque son algo ancestral, que me conecta con mis raíces y mi entorno. Porque formo parte de esta comunidad y me identifico con ella. La rutina necesita de estos pequeños oasis para evadirnos. Días especiales en los que hasta la luz parece distinta…

No hay comentarios:

Publicar un comentario