domingo, 15 de noviembre de 2009

Blanco y negro

Anoche vi “Rebecca”, una de esas pelis que te atrapan desde el primer segundo… Nunca he sido muy aficionada al cine antiguo, pero últimamente me estoy reeducando. La culpa la tiene mi prima (Nanilla, quien va a ser…), que me encandila con sus posts sobre películas en blanco y negro.
Hace poco Lauri hablaba del libro, y además de tentarme me recordó que hacía mucho que no veía la peli…
Manderley da yuyu… Ese camino invadido por la maleza, la niebla y la música de fondo crean un ambiente fantasmagórico ideal para introducirte en la historia. De eso el tío Alfred sabe…
Él me cae antipático desde el principio. Es un enteradillo con pose de galán. Quizás es mi rechazo innato a los bigotes, no sé… Y esa petición de matrimonio desde el baño… Estará bien educado, pero muy mal aprendido. Cuando dice “Ahora que está todo arreglado sírveme el café” pienso: “ay bonita, no sabes donde te has metido”…
Ella es un poco “sin sustancia”… ¿No se da un aire a Ingrid Bergman? Parece una pavisosa, pero da penilla… Está enamorada hasta las trancas, hay que entenderla…
“Cuando se halla algo perfecto hay que serle fiel”.
Pues sí, hay tan pocas cosas perfectas que merecen fidelidad. La perfección es relativa, lo realmente importante es lo “perfecto a nuestros ojos”.
El ama de llaves con su careto de rottweiller es más mala que un dolor de muelas… Y está claro que se traía un rollo raro con la muertita… Como mete cizaña la tía para envenenar a la otra…
Me hace gracia el gabinete, porque en casa de mis abuelos había una habitación con ese nombre y nunca supe para qué servía… Aparte de para que vinieran los Reyes Magos…
Me encanta eso de atesorar los buenos momentos en frascos de perfume, ojalá fuera tan fácil. Así de paso eliminas los que no quieres…
Admiro la genialidad de Hitchcock de convertir un personaje que no sale en protagonista. La idealización es tal que te preguntas, ¿y qué coño tendría la tal Rebecca? Aunque su recuerdo aparece sobredimensionado, quien no ha sentido el fantasma de otra persona interponiéndose en una relación…
Cuando acaba me voy a la cama con una sonrisa, pensando que este tío era un genio del suspense… que con “Rebecca” nos da una lección de buen cine… y que tengo que ver más pelis en blanco y negro.
p.d.: Aurita... creo que aquí está la respuesta a tu pregunta del otro día... Jejeje...

No hay comentarios:

Publicar un comentario