jueves, 4 de febrero de 2010

El sentido de tus tecleos

Para mi Nanilla
Como por desgracia sé que los días negros atrofian el criterio y te hacen dudar hasta de tu nombre, te voy a dar mi visión sobre el sentido de tus tecleos. Yo lo que más necesito en esos días son palabras que me calienten el corazón, y eso quisiera conseguir con las mías.
Me ha venido a la mente Amanda Gris en “La flor de mi secreto”, cuando tras publicar ese artículo en su detrimento se encuentra con la réplica de Paqui Derma, que no es otro que su más rendido admirador…
Desde que llegué a estos arenales hace dos años, tres meses y veintisiete días, leo tus tecleos con devoción. Es tanto lo que me inspiran, que justifican los míos. No pueden ocultar el talento que te sobra y lo especial que eres. Adoro todo lo que cuentas y como lo cuentas, porque detrás de cada letra estás tú.
Que te voy a decir que no sepas, si me has hecho interesarme por los clásicos, disfrutar de las pelis antiguas, suspirar leyendo poemas, dejarme hechizar por la inconstante luna… Y por supuesto, buscarlos allá donde estén. Ya sea en voz alta o baja, generales o particulares, reales o ficticios…
Tus tecleos son la luz que ilumina mis mañanas. Sin ellos no te habría conocido, así que imagínate si tienen sentido para mí. Es imposible leerte y no quererte. Yo de mayor quiero teclear como tú…
Sé que mi argumentación tiene un sustrato egoísta, pero también sé que compartir pensamientos te ayuda a entender mejor los despropósitos de este mundo de locos, y como tú dices, tratar de llegar a lo universal a través de lo anecdótico. Además, ¿como soportaríamos el día a día sin esta bendita terapia? A mí que me lo expliquen...
Y si después de leer esto les encuentras a tus tecleos más sentido del que les encontrabas ayer, los míos habrán tenido alguno…
Como alguien que vale su peso en oro me escribió una vez, “te diría que con cariño, pero me quedaría corta”.
Denunciar contenidos

No hay comentarios:

Publicar un comentario