jueves, 4 de febrero de 2010

Mi lista de libros

Los que me conocéis sabéis que una de mis manías más arraigadas es la de apuntarlo todo. Soy la loca de las listas… no me apaño sin ellas. Desde que empecé a leer con asiduidad, me aficioné a apuntar los libros que leía. Pues ayer me dio el venate de pasar a limpio mi lista del año pasado, y constaté una serie de aspectos que me sorprendieron.
El primero fue que sus dimensiones han aumentado considerablemente en relación a las de los últimos años, asemejándose a las de épocas más lejanas. Además, he diversificado bastante los estilos. En ella hay bastante menos literatura actual y bastante más clásica. Encuentro una serie de nombres repetidos como Hemingway, Stendhal, Zweig, Banana, McCullers, Murakami… Descubrimientos y redescubrimientos con los que no he tenido más remedio que reincidir.
Lo que más me ha fascinado es que ha sido una experiencia absolutamente evocadora. He recordado con toda precisión donde leí cada libro, reconstruyendo mi trayectoria: México, Madrid, Granada, La Rioja, Valencia, Medina, Galicia, Portugal, Sevilla… He identificado cada título con un lugar, incluyendo aviones, autobuses, trenes, coches, estaciones, cafeterías… Y por supuesto, con librerías de distintas ciudades, con ferias del libro, con quien compré cada uno o quien me lo regaló.
He disfrutado tanto apuntando títulos, buscándolos entre las estanterías, llevándolos conmigo, leyéndolos, recordándolos… ¿Como puede caber tanto en una simple lista? Tantas vidas, tanta complicidad, tantos sentimientos… Tantos amigos que se quedarán para siempre.
La conclusión más importante de todas tiene que ver con este blog, y las influencias que de él recibo. Sé que me pongo pesadita con este tema, pero es que sería una desvergüenza por mi parte no reconocerlo. Mis lecturas del 2009 le deben demasiado, tanto en cantidad como en calidad. Creo que no hay más que echarle un vistazo a mi biblioteca virtual para darse cuenta de cuales son y a quien adeudan. Muchos de ellos me han tentado a través de tus posts, Nanilla. Son tan irresistibles que no puedo evitar ir detrás de todo libro que mencionas… Por eso, la palabra “gracias” se queda corta. Cortisima.
Esta lista no es la vida, pero se parece mucho a ella. Tampoco es el bien absoluto, son mis pecados. Aunque nunca me parecieron tan veniales…

No hay comentarios:

Publicar un comentario