jueves, 16 de septiembre de 2010

"Evidencias"

- Mira que eres cabrona con él…
- ¿Cabrona?
- Está todo el rato pendiente de ti, tratando de agradarte, y tú lo ignoras deliberadamente…
- Yo no lo ignoro…
- Eres más amable con cualquiera, ni lo miras a la cara…
- No lo hago a propósito…
- Lo tratas con desdén, y le pegas unos cortes que lo dejas tiritando…
- Ya será menos…
- ¿Te cae mal?
- En absoluto…
- Te molesta que sea tan encantador contigo…
- ¿Por qué iba a molestarme eso?
- No sé, hija… eres tan rarita para algunas cosas…
¿Cómo explicarle que no era capaz de sostenerle la mirada? ¿De tenerlo cerca sin que se me disparara el corazón? Que temía acostumbrarme a sus atenciones, a su cercanía. Que si algún día mis labios rozaban los suyos, lo derretiría a besos…

No hay comentarios:

Publicar un comentario