domingo, 5 de diciembre de 2010

Colorido otoñal

Una puerta a la imaginación, en medio del páramo castellano.
No he visto otro Pantocrátor como el de Carrión de los Condes... Parece que se va a incorporar de un momento a otro...
La luz tamizada por las vidrieras convierte la Catedral de León en un lugar mágico.
El grajo volaba a ras de suelo...
El crismón es uno de los símbolos más constantes del Camino de Santiago. Casi acariciado por un rayito furtivo de sol...
Sería fácil sentirse princesa si no fuera un palacio episcopal...
Pereda de Ancares, un lugar para perderse.
Atardecer en un cementerio gallego. Me encanta que rodeen las iglesias como en Inglaterra... Y soy incapaz de resistirme a los juegos de luces y sombras...
El Colegio Mayor Fonseca de Santiago es tan bonito que hasta dan ganas de estudiar...
La mayoría de las fortalezas son menos inexpugnables de lo que parecen...
Combarro, un pueblecito marinero de cuento.
Este relieve me arrancó más de un suspiro...
En la Casa de las Conchas de Salamanca hay una ventana custodiada por angelitos. Me gustaría estar detrás, y ver la vida pasar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario