lunes, 28 de marzo de 2011

Lo que me roba las palabras

Los días de lluvia que me nublan el ánimo para hacer juego con el cielo. Los gestos inesperados que me llegan al corazón. Los silencios que no sé interpretar. Una demostración de amistad cuando más la necesito. Las ausencias injustificadas, la incomprensión, la intransigencia... Que alguien me defienda cuando otro me ataca. Los abrazos de mi princesita. Los recuerdos que me empañan los ojos. La ilusión de acariciar en mi mente un momento, un encuentro, un deseo... Leer algo que me impacta, para bien o para mal. Los poemas y canciones que “hablan de mí”. Esa espada de Damocles que no puedo esquivar. Una obra maestra que vendería mi alma al diablo por haber firmado. Lo que se queda atascado en la garganta, porque si le permitiera salir sería catastrófico. Los más de tres años que llevo en esta playa y todo lo que me mantiene en ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario