martes, 28 de junio de 2011

Mi México lindo

Fue entrañable recorrer de nuevo lugares tan queridos y familiares… Pasear por el centro histórico de la ciudad de México una cálida mañana de domingo, desayunar en el Sanborns de los azulejos y llegar hasta el zócalo escuchando la música de los organillos callejeros. Sonidos y olores conocidos, un par de museos increíbles, un regalo inesperado. Me faltó una noche mariachi en Garibaldi, pero no se puede tener todo...

En la Ciudad de las Rosas (Guadalajara) me esperaba un comité de bienvenida que me demostró que los afectos se mantienen intactos. Abrazos y más abrazos de los que jamás doy en España… Fuimos a Tequila, un pueblecito de fisionomía colonial en medio de un mar de agave (la planta de la que se extrae el tequila), lleno de destilerías como la de José Cuervo. El día del mercado fue especial, como los desayunos en el café “Madoka” o las cenas en “El vitral”. Querida Aura, me faltan las palabras para expresar mi agradecimiento…

Aunque en el trayecto viví un episodio que es mejor no recordar, Uruapan (Michoacán) fue una agradable sorpresa compensatoria. Tanto el mercadillo de artesanías como el Parque Nacional, donde la vegetación exuberante y el sonido del agua evocan el paraíso. Para perderse y que no te encuentren…

Mi ranchito… Que aunque no derroche encantos turísticos tiene rincones preciosos como esta plaza. Solo estuve un par de días, porque no requería más. Visitar mi antiguo centro de trabajo me removió una época de momentos felices, que el reencuentro con los amigos consiguió resucitar como si no hubieran pasado dos años…

Antes de subirme en el avión me acerqué a conocer la Villa de Guadalupe, un complejo turístico-religioso entorno al mayor icono mexicano. La basílica antigua, las capillas y el museo me fascinaron. Los ríos de peregrinos, el merchandising y los bailes rituales son un espectáculo digno de verse.

Y en Madrid, varios reencuentros felices pusieron el broche de oro a este maravilloso viaje a un pasado muy presente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario